• POKLONKA

LO QUE SIGNIFICÓ LA VICTORIA

Actualizado: 16 de sep de 2019

Faltan pocos días para que llegue una gran fecha: el 70 aniversario de la Victoria sobre el nazismo alemán. Algunos medios de comunicación, por costumbre, ignorancia o mala voluntad, se ponen a culpar a la URSS de haber entrado en complot con la Alemania nazi y desencadenado la II Guerra Mundial, haciendo caso omiso de numerosos documentos que comprueban exactamente lo contrario. Invitamos a nuestros lectores a que juzguen por su propia cuenta y conforme a lo que su conciencia les dicte. Estos son los hechos que deberían considerarse.

1. ¿Por qué los países que firmaron el Tratado de Versalles, que le imponía a Alemania muchas restricciones en cuanto a sus fuerzas armadas, se mantuvieron imparciales ante: la militarización de este país, llegada al poder de un régimen fascista dictatorial, persecución de los judíos e inconformes? La política dirigida a “apaciguar” a Hitler le abonó el camino hacia Múnich y fue, en realidad, lo que provocó la II Guerra Mundial. Acusar de ello a Stalin está en irrefutable contradicción con la historia: la URSS apenas había dado inicio al reequipamiento técnico del Ejército Rojo, viable gracias a la industrialización del país. No se había llevado a cabo reclutamiento ni militarización de la economía. Todas las divisiones militares seguían el reglamento de los tiempos de paz. No hubo despliegues militares; tampoco se habían puesto en estado de alerta ni alistado para el combate las fuerzas armadas, lo cual acusa la ausencia absoluta de planes de protección y, mucho menos, de agresión por parte de la URSS y explica sus graves derrotas en los primeros dos años de la guerra.

2. A pesar de declarar oficialmente la guerra a Hitler el 1 de septiembre de 1939, los países occidentales permitieron que la Alemania nazi se apoderara por completo de la Europa continental, incluida Francia, y una parte considerable del norte africano. De esta manera se le permitió unificar y militarizar toda la capacidad productiva de los países dominados y crear el ejército más poderoso y mejor equipado en la historia, destinado a la imposición de la ideología nazi, basada en la presunta superioridad de la raza aria y, como consecuencia, inferioridad de otras razas, en primer lugar, la eslava condenada a la esclavitud, exterminio de pueblos enteros, entre ellos, judíos y gitanos. Es por eso que la II Guerra Mundial llegó a significar Guerra Patria para las numerosas naciones de la URSS, pues de haberla vencido, los fascistas alemanes habrían instaurado por muchos años el oscurantismo, terror y genocidio. Es justo preguntarse, por lo tanto, para qué declarar que el 8 de mayo será un Día de la Reconciliación -¿para reconciliar con la ideología nazi?

En los primeros años de la Guerra los fascistas ocuparon Bielorrusia, Ucrania y una gran parte del territorio europeo de Rusia, lo cual llevó al país al borde de una catástrofe. Pero no son sólo las fuerzas armadas las que ganan las guerras de tal magnitud. Condicionan la victoria la economía y la ciencia de un país, cultura y sentido patrio de su gente. ¿Qué pasó en Rusia, entonces? Después de evacuar a la retaguardia miles de grandes unidades industriales y 18 millones de personas, fue militarizada la economía, por cierto, bajo bombardeos y en condiciones de sangrientos combates. Hacia 1943 la URSS había logrado proveer a su ejército de aviones, tanques, artillería y municiones en mayor volumen que el que producía la industria de toda Europa. Un esfuerzo sin par ni parangón, la disposición de todos los recursos materiales, intelectuales y espirituales condujeron a que en el 43 la URSS superara estratégicamente al enemigo, llegando a un punto de decisiva inflexión en el curso de la II Guerra Mundial. Los aliados abrieron el segundo frente a mediados del 44, cuando la victoria de la URSS se había hecho irrebatible.

3. No soy partidario de la ideología comunista, pues hoy por hoy no pasa de ser una utopía, pero equipararla con el fascismo es propio de aquellas personas que pretenden rehabilitar éste último. Tampoco podemos desconocer que el comunismo puesto en práctica contribuyó a “humanizar” las relaciones capitalistas y destruir el sistema colonial. En un tiempo muy corto, la URSS se convirtió en una superpotencia capaz de defender sus intereses. Mucha tinta se ha vertido en discusiones en torno a su sistema de seguridad y represalias contra la oposición, las cuales desacreditaron seriamente al país y su ideología. Sin embargo, no es correcto ni hay razón suficiente para distorsionar la historia y desestimar a la nación que sacrificó tanto para combatir el fascismo y salvar a la humanidad. ¡Piénsenlo!

Basado en el artículo de Nikolái Azárov

0 vistas
POKLONKA EDITORES